Dentro de la administración y las finanzas encontramos uno de los impuestos más importantes de la fiscalidad empresarial: el impuesto de sociedades. Si aún no sabes qué es el impuesto de sociedades, te lo contamos.

 

¿Qué es el impuesto de sociedades?

Es un impuesto que deben pagar tanto personas físicas como jurídicas que participan en una sociedad. Las personas jurídicas más habituales son las sociedades limitadas o cualquier tipo de sociedad mercantil.

Para calcular el impuesto de sociedades primero se calcula la base imponible, que es la que genera la obligación del pago del impuesto. Para calcularla hay que partir del resultado contable realizando los siguientes ajustes:

  • Gastos contables no deducibles fiscalmente.
  • Gastos contables deducibles de forma fiscal a posteriori.
  • Límites de cuantía para que un gasto contable sea deducible fiscalmente.
  • Ingresos o gastos contables cuantificados de forma diferente desde el punto de vista fiscal.
  • Ingresos declarados con el cobro de los mismos.

El porcentaje que se aplica a la base imponible en general es del 25 %. Sin embargo, para las cooperativas puede ser del 20 % y para las empresas de nueva creación, del 15 % durante los dos primeros años. También existen deducciones para reducir el porcentaje del impuesto.

 

Cuándo se paga el impuesto de sociedades

Ahora que ya sabemos qué es el impuesto de sociedades, la siguiente pregunta es cuándo hay que pagarlo. No se paga de una sola vez, sino que se paga en diferentes momentos:

  • La declaración del impuesto utiliza generalmente el modelo 200, que se presenta los 25 días siguientes a los 6 meses del fin del periodo impositivo.
  • Hay pagos fraccionados en abril, octubre y diciembre, cuando se presenta el modelo 202.
  • Las retenciones no son demasiadas. Son aplicables a menos clases de rentas que el IRPF; por ejemplo, cuando la sociedad recibe dividendos.
  • Los ingresos a cuenta deben pagarse cuando la sociedad cobra una renta en especie.