Existen muchas metodologías de aprendizaje y muchas maneras de aprender. La cuestión es: ¿Cuáles funcionan hoy en día? ¿Cuál es la mejor? En FP Jesuitas UOC tenemos claro que la metodología que utilizamos en nuestros grados funciona y muy bien, y no solo lo decimos nosotros. La metodología del “saber hacer” o aprender haciendo está dando resultados excelentes en todo el mundo y prestando una experiencia educativa única a los alumnos que la disfrutan. Veamos algunas características y reflexiones sobre esta innovadora metodología.

Ante la dicotomía teoría o práctica, vemos que la teoría -los contenidos de tipo teórico- hacen falta para poder desarrollar cualquier aprendizaje pero no hemos de centrarnos en retener esa teoría. No hay mejor manera que retener y dotar de significado a esa teoría que practicando, experimentado y haciendo. Dejemos de lado la memorización y usemos la práctica para acabar memorizando. Como dice el dicho “Cuéntamelo y lo olvidaré, muéstramelo y lo recordaré, involúcrame y lo aprenderé”. Esto supone un cambio del paradigma educativo tanto para los profesores como para los alumnos.

Una muestra clara son estas 6 diferencias entre los métodos tradicionales y la metodología Saber Hacer:

  1. Sistema de aprendizaje basado en la memoria vs. Realización de proyectos intermodulares para un aprendizaje completo basado en la práctica.
  1. Profesor como transmisor unidireccional de conocimiento vs. Consultor dinamizador y mentor del proceso de aprendizaje individual y colectivo.
  1. Aprendizaje mediante módulos cerrados inconexos entre ellos vs. Aprendizaje mediante proyectos y seminarios intermodulares.
  1. Sistema rígido donde el estudiante debe adaptarse a las materias y conocimientos bajo un orden preestablecido en un calendario estático semestral vs. Sistema flexible donde el estudiante elige los proyectos y seminarios, mensualmente, según sus preferencias.
  1. Aprendizaje individual donde el estudiante debe aprender solo con el profesor y los materiales vs. Aprendizaje colaborativo donde el estudiante es el centro. Aprende de los procesos prácticos, de los consultores y de otros estudiantes.
  1. Evaluación basada únicamente en resultados finales vs. Evaluación 360 grados basada en el proceso, competencias y conocimientos globales.

Esta metodología está apoyada por numerosos autores, entre ellos, Edgar Dale con su “Cone of Learning”, cono de aprendizaje. Con esta teoría Edgar Dale representa con una pirámide los mejores y peores métodos de aprendizaje. En lo alto del cono vemos la Representación Oral (descripciones verbales, escritas, visuales). En lo más bajo del cono vemos lo que más ayuda a profundizar en el aprendizaje: la Experiencia Directa. Es decir hacer un mismo aquello que se quiere aprender, a través de simulaciones, dramatizaciones y demostraciones.

edgar-dale-cono_de_la_experiencia

Otro autor destacado que habla del Saber Hacer es el americano Roger Schank. Es reconocido mundialmente por su difusión del “aprender haciendo” y es, además, especialista en Inteligencia Artificial, cosa que le ayuda a conocer los mecanismo de la mente humana para aprender y para actuar según los conocimientos que ya tiene. Este autor se pregunta cuántos alumnos aprobarían un examen que hicieron el curso pasado sin volverlo a estudiar. La respuesta se nos viene a la cabeza inmediatamente: nadie o muy pocos.

La propuesta de Schank que surge de su reflexión, quiere remediar los errores y fallos que se llevan cometiendo en la educación tradicional, la cual como vimos, está basada en lógicas de la revolución industrial. Algunos de esos errores son el pensar que los alumnos tienen interés por el currículum que se les impone, que estudiar/memorizar es la parte más importante del proceso de enseñanza-aprendizaje, el darle una excesiva importancia a la evaluación numérica, comparar demasiado a unos alumnos con otros, transmitir información y datos, en vez de habilidades, competencias y saber hacer.

Cómo y dónde estudiar con la metodología educativa de Saber Hacer

Lógicamente esta manera de funcionar ha tenido una serie de consecuencias en los alumnos escolarizados con el método tradicional, generando en ellos una serie de carencias:

  1. La mayoría de las cosas aprendidas por los alumnos (si no tenemos en cuenta la lectura, la escritura y las matemáticas), luego no las usan.
  2. No tienen las habilidades que se requieren en los puestos de trabajo actuales
  3. Están desorientados con su futuro formativo y profesional, al estar alejados de la realidad económica y laboral

Si te has quedado un poco asustado, no te preocupes, todo esto tiene solución. Si te formas con nosotros seguirás un método práctico, basado en la realidad y donde aprenderás haciendo; conocerás la metodología educativa del Saber Hacer.