El mundo ha cambiado de manera inesperada en los últimos meses. Las consecuencias de la pandemia del coronavirus no solo han modificado la manera de relacionarlos, sino que también han impactado de forma irreversible en la mayoría de los sectores profesionales. Sin duda, la gestión logística es uno de los ámbitos más afectados por esta crisis global. 

Los cinco retos de la gestión logística para este 2020

Las necesidades crecientes de control, eficiencia y rapidez convierten al sector logístico en un campo muy dependiente de la innovación tecnológica. En los últimos años, los programas informáticos de control de inventario han revolucionado el mundo de la gestión logística, logrando optimizar la mayoría de los procesos.  

Es por eso por lo que las grandes empresas del sector del transporte y la logística coinciden en que la tecnología es un aspecto fundamental para el futuro de la gestión logística. A partir de ahora, estos son los cinco grandes retos a los que se enfrenta este sector: 

  1. Trazabilidad. Poder controlar en tiempo real la evolución de los procesos logísticos es fundamental para mantener la información de los envíos actualizada en todo momento.  
  2. PlanificaciónPara poder optimizar los procesos, hay que revisar constantemente la planificación de las tareas y poder gestionarlas desde cualquier lugar.  
  3. Agilidad de procedimientos. En este punto, los softwares de control de inventario son una herramienta esencial para aumentar la productividad y agilizar los procesos logísticos.  
  4. Conectividad en circunstancias adversas. Las condiciones extremas en las que se están produciendo los envíos desde hace un tiempo están obligando a las empresas de gestión logística a utilizar tecnologías seguras que resistan todo tipo de adversidades. 
  5. Complejidad en las entregasEn este nuevo contexto, los procesos de entrega son más complejos y la urgencia de los envíos no para de crecer. Y es que mientras que los clientes quieren recibir su mercancía cuanto antes, las aduanas y los procedimientos legales son cada vez más estrictos.