Aunque parezca que es un concepto relativamente nuevo, lo cierto es que las ludotecas existen desde tiempos inmemoriales. En su versión más moderna, la primera ludoteca apareció en Los Ángeles en 1934. A partir de entonces se extendieron por toda Europa como lugares dedicados al cuidado y el desarrollo de los más pequeños. Pero ¿sabes qué es una ludoteca y qué beneficios ofrece para los niños?

Estos espacios lúdicos son una de las mejores opciones para que los más pequeños desarrollen sus capacidades, con la ayuda de profesionales preparados para ello. Si te formas con un ciclo formativo de grado superior de Educación Infantil, podrás trabajar en una ludoteca como educador infantil, así como en centros educativos, bibliotecas o jardines de infancia.

¿Qué es una ludoteca y cuáles son sus objetivos principales?

Las ludotecas son centros para niños de uno a once años dedicados principalmente al juego, una actividad necesaria y muy beneficiosa para los más pequeños. Sus objetivos son favorecer que los niños socialicen y, sobre todo, que se diviertan; es decir, que compartan tiempo con otros niños a la vez que juegan con diferentes elementos.

Sin embargo, el concepto de ludoteca ha evolucionado y hoy en día también incluye diferentes actividades que aportan multitud de beneficios para los niños, de carácter tanto intelectual como emocional.

¿Qué beneficios aportan las actividades que se hacen en una ludoteca?

Ahora que ya sabes qué es una ludoteca, vamos a ver qué beneficios aporta mediante sus actividades:

  • Aprendizaje y diversión a la vez. Partiendo de la base de que el juego es fundamental en la vida de un niño, estos centros infantiles proporcionan una amplia variedad de juguetes y actividades que les permite aprender disfrutando.
  • Desarrollo cognitivo y psicosocial. Mediante el juego cooperativo, se consigue estimular la atención y la concentración de los pequeños. Los profesionales de este sector deben diseñar y poner en práctica actividades que fomenten el juego cooperativo para, de esta manera, fortalecer la integración y la socialización de los niños.
  • Las ludotecas deben ser lugares donde los niños se sientan seguros y confiados, donde puedan expresar sus sentimientos. Este entorno favorecerá que aumente su autoestima y podrán desarrollar su personalidad libremente.
  • Adquisición de valores. El respeto mutuo, la empatía o la colaboración son valores que podrán adquirir gracias al juego y las actividades que se proponen en las ludotecas.