Seguro que has oído o leído la palabra framework en muchas ocasiones y quizás no tienes claro de qué se trata. Sin que tengas que estudiar un ciclo formativo de Desarrollo de Aplicaciones Web, intentaremos explicártelo de una manera amena y sencilla.

Qué es un framework

La traducción literal de framework es ‘marco de referencia’, y explica muy bien lo que significa. Un framework es un patrón o esquema que ayuda a la programación a estructurar el código y a ahorrar tiempo y esfuerzos a los programadores.

Se trata de una herramienta de programación versátil, ya que está incompleta y, al añadirle líneas de código, la convertimos en una determinada aplicación o nos permite incorporar nuevas funciones. Por ejemplo, Django es un framework —de los más populares, por cierto— en entornos web para el lenguaje de programación Python. En PHP, uno de los lenguajes más usados para desarrollar aplicaciones web, también utilizan un framework para trabajar a partir de él: Symfony, Laravel, CodeIgniter o Zend, entre otros.

Tipo de frameworks

Ahora que ya sabemos qué es un framework, podemos centrarnos en qué tipologías hay:

  • Aplicaciones web: los frameworks pueden utilizarse para desarrollar aplicaciones web y son muy útiles porque agilizan el proceso en sitios web dinámicos y servicios en la red.
  • Aplicaciones: permiten implantar una estructura a una aplicación de un sistema operativo. Es el caso de .NET Framework de Windows, un marco de trabajo con una biblioteca enorme para los lenguajes de programación de Microsoft Visual Studio.
  • Ajax: muy útil en la creación de páginas web dinámicas y aplicaciones web, tanto por parte del servidor como del cliente, facilitando la programación y reutilización del código.
  • Gestión de contenidos: los frameworks CMF son una interfaz de programación de aplicaciones para la gestión de contenidos.
  • Elementos multimedia: son los marcos de trabajo orientados a poder crear aplicaciones multimedia.