En la administración de sistemas informáticos en red, una de las cuestiones más importantes es la protección de datos de red. Existen varios tipos de seguridad informática: la seguridad de hardware, la seguridad de software y la seguridad de red. Veamos en qué consiste cada una.

Seguridad de hardware

De todos los tipos de seguridad informática, la seguridad de hardware es la que ofrece una protección más robusta. Además puede ayudar a los sistemas más importantes como filtro adicional de seguridad.

Los ejemplos más típicos son los cortafuegos o servidores intermedios (proxy). Los menos comunes son los módulos de seguridad de hardware (HSM) que suministran claves criptográficas para el cifrado, el descifrado y la autenticación.

Seguridad de software

La conexión a internet es uno de los mayores riesgos de seguridad de software hoy en día, tanto si es software propietario como si no. Una de las puertas de entrada de los atacantes suelen ser errores de implantación, defectos en el diseño, un desbordamiento de memoria…

Gracias a la seguridad de software lo protegemos de los ataques maliciosos provocados por hackers. Por este motivo, a fin de evitar agujeros de seguridad se recomienda proteger el software desde el primer momento de su ciclo de vida o de creación.

Seguridad de red

La seguridad de red es uno de los tipos de seguridad informática diseñados para proteger la red y los dispositivos conectados a ella. Protege la red de amenazas como los virus, los gusanos y los troyanos, el software espía, el robo de identidad o de datos, ataques de día cero, ataques de hackers, ataques de denegación de servicio…

Además de todo esto, la estrategia de protección de red necesita del software y el hardware y de varios niveles de seguridad. De esta manera, si la red es atacada seguirán funcionando el resto de niveles de seguridad.