Uno de los temas que más preocupa a padres y educadores durante la primera infancia es el desarrollo social infantil en los niños más pequeños, los que tienen entre 0 y 3 años. Veamos en qué consiste por franjas de edad.

 

Cómo evoluciona el desarrollo social infantil de los 0 a los 3 años

El desarrollo socioemocional durante la primera infancia tiene lugar gracias a la interacción con otras personas. Los padres suelen ser los principales agentes de socialización, junto a los demás niños y personas de su primera etapa de Educación Infantil. Veamos en detalle las diferentes características en el desarrollo social infantil:

 

De los 0 a los 3 meses

El llanto y los movimientos son sus únicas formas de comunicación. Las primeras miradas o sonrisas pueden aparecer en esta etapa. Reconocimiento de sus personas de apego y las primeras interacciones sociales.

 

De los 4 a los 7 meses

Durante esta etapa ya piden nuestra atención de manera activa y lo demuestran con gritos, llantos o sonrisas. También es el inicio del reconocimiento del mundo que les rodea, pueden aguantarse sentados y responden a estímulos externos.

 

De los 8 a los 12 meses

Es el periodo en el que los niños y niñas empiezan a identificarse como tales, su propio «yo» diferente del resto, y, por lo tanto, identifican cuando sus seres más queridos desaparecen.

 

De 1 a 2 años

Es la etapa «egocéntrica» por excelencia. El mundo que les rodea gira a su alrededor y ni conocen la empatía ni se la plantean. Durante este periodo pueden jugar solos o en paralelo, principalmente. Compartir todavía es muy difícil de asumir para ellos.

 

De los 3 a los 4 años

Es el momento de desarrollo social infantil más patente. Del juego en paralelo pasan al juego cooperativo. Interaccionan con otros niños y juegan con ellos. Quieren compartir sus cosas y su entorno y tener amigos.

Así pues, no es hasta los 3 o 4 años cuando los niños y niñas sienten interés por lo que les rodea y por socializarse. Es el momento de interactuar de un modo consciente y voluntario.