Un software de aplicación es un programa que no está relacionado con el funcionamiento interno de un ordenador. Mientras que el software de sistema viene incorporado al sistema operativo, el software de aplicación se comercializa de forma independiente y se instala para realizar funciones concretas: de trabajo, de ocio, de comunicación, etc. A continuación te explicamos los diferentes tipos de software de aplicación que existen hoy en día.  

¿Cuáles son los principales tipos de software de aplicación?

Los programas más populares y utilizados por los usuarios suelen pertenecer a este tipo de software. No en vano, se caracterizan por tener interfaces gráficas atractivas y ofrecer una gran usabilidad web. Estos son los tres tipos de software de aplicación que podemos encontrar: 

  1. Las aplicaciones de escritorio. Es el tipo de software de aplicación más frecuente. Se instalan en el ordenador y pueden ofrecer todo tipo de funciones relacionadas con datos, gráficos y material audiovisual. Dentro de este grupo se encuentran los procesadores de texto, los editores de imagen y los reproductores de música y vídeo.  
  2. Las aplicaciones basadas en la web. Son aquellas aplicaciones que permiten a los usuarios acceder a una serie de herramientas a través del navegador, sin necesidad de instalar ningún software. Estos servicios tienen dos ventajas fundamentales: no ocupan espacio en el disco duro y se puede acceder a ellos en cualquier momento y desde cualquier lugar.  
  3. Los conjuntos de aplicaciones o suites. Este tipo de software de aplicación consiste en un grupo de aplicaciones diferentes desarrolladas por la misma empresa para cubrir diferentes servicios relacionados. Es el caso del paquete Office o el conjunto de programas de Adobe. 

Si te interesa el mundo de la programación y quieres aprender a diseñar diferentes tipos de software de aplicación, cursa el ciclo formativo de grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Web. Aprenderás a desarrollar e implantar aplicaciones web y podrás obtener la orientación a big data o especializarte en el desarrollo de aplicaciones móviles híbridas.