Tener un empleo estable con unas condiciones laborales dignas, además de un derecho, es el sueño de muchas personas. Conseguirlo hoy en día es complicado, en especial para aquellos que, por determinadas circunstancias, están en riesgo de exclusión laboral.

Entonces, ¿qué se puede hacer para ayudar a las personas que están en esta situación de desigualdad? Por un lado, puedes contribuir a erradicar este tipo de prácticas y, por otro, puedes formarte con el ciclo formativo de grado superior de Integración Social, en el que aprenderás a aplicar estrategias y técnicas de promoción de igualdad de oportunidades.

¿Qué medidas existen para frenar la exclusión laboral?

La exclusión laboral puede combatirse aplicando una serie de recursos, entre los que destacan los siguientes:

  • Hacer frente al acoso en la etapa educativa, para así favorecer la eliminación de estereotipos y prejuicios sociales durante la infancia y la adolescencia.
  • Educar en materia laboral. Disponer de información real sobre los perfiles demandados por el mercado laboral permite tomar decisiones sobre el futuro profesional.
  • Frenar el abandono escolar. Hay que concienciar tanto a los estudiantes como a su entorno familiar de la importancia de la educación para poder competir en el mercado laboral en igualdad de condiciones.
  • Apostar por un modelo de selección sin etiquetas por parte de las empresas. Deben eliminarse los prejuicios en los criterios de evaluación para un puesto de trabajo y, en su lugar, poner en valor las competencias, las actitudes y las motivaciones del candidato.

¿Cómo puede concienciarse a una sociedad con prejuicios?

Es fundamental que la sociedad elimine los estereotipos sociales que limitan a muchos trabajadores con gran talento. Etiquetas como la edad, la discapacidad o el origen de una persona son factores claros de discriminación que llevan a la exclusión laboral.

Por eso, es crucial que la sociedad tome conciencia del extraordinario trabajo de reinserción sociolaboral que llevan a cabo los profesionales del sector de la integración social.