Al igual que cualquier electrodoméstico, un ordenador necesita un mantenimiento para seguir funcionando a lo largo del tiempo y para rentabilizar su compra al máximo. Este tipo de mantenimiento es llamado mantenimiento informático por los responsables de su ejecución, el equipo de Administración de sistemas informáticos en red

 

En qué consiste el mantenimiento informático

Contrariamente a lo que en primera instancia pudiéramos pensar, el mantenimiento de los equipos y sistemas informáticos no es tarea sencilla y es necesario unos conocimientos precisos y una atención especial.

Tanto el hardware como el software de los equipos informáticos requieren de un cuidado especial. Ambos son igual de importantes para el correcto funcionamiento del sistema.

Existen diferentes tipos de mantenimiento informático: predictivo, preventivo y correctivo. Todos pueden trabajar simultáneamente pero también a escala.

 

Mantenimiento informático predictivo

En este tipo de mantenimiento es muy importante la diagnosis del sistema. Gracias a herramientas de diagnostico es posible anticiparse a los fallos antes de que sucedan. Ésta es la máxima de mantenimiento predictivo, predecir lo que va a ocurrir.

El software de monitorización es la mejor forma de hacerlo. De forma automática se miden diferentes variables que pueden identificar diferentes errores o cambios que puedan anticiparlos.

 

Mantenimiento informático preventivo

Siempre se dijo lo de “prevenir antes que curar”. Este tipo de mantenimiento tiene como objetivo prevenir posibles fallos y mejorar el funcionamiento de los equipos. Limpiado los equipos con antivirus, liberando espacio del disco duro, copias de seguridad, etc.

Existen dos tipos de mantenimiento informático preventivo, el activo, que se encarga de limpiar los equipos y componentes, y el pasivo, el que protege y cuida a los sistemas de las agresiones externas como son el sol o el polvo.

 

Mantenimiento informático correctivo

Es el tipo de mantenimiento que actúa cuando los dos anteriores han fallado. Su objetivo principal es el de resolver los fallos o errores del sistema, pero no solo ese. También es importante saber cuál ha sido la causa del error, para evitar que vuelva a suceder.

Por tanto, el mantenimiento informático correctivo puede contribuir al preventivo.