¿Qué piensa mejor un cerebro o dos? ¿Qué aporta más riqueza, una personalidad o dos? ¿El ser humano es un ser social? Muchos creen en el poder de la inteligencia colectiva en la colaboración y el trabajo en equipo. Hoy intentaremos descubrir porqué. El aprendizaje colaborativo y el aprendizaje cooperativo, no son exactamente lo mismo pero se les considera mayoritariamente un modelo de aprendizaje análogo. Así pues, en este artículo hablaremos de aprendizaje cooperativo que está más extendido en los centros educativos.

Este modelo educativo está teniendo mucho éxito y se está utilizando desde hace unos años en las escuelas y universidades más punteras. Este modelo trata de transformar las actividades dentro del aula para convertirlas en una experiencia social y académica de aprendizaje. Los estudiantes trabajan en grupo para realizar las tareas de manera colectiva. El aprendizaje en este enfoque, depende del intercambio de información entre los estudiantes, los cuales están motivados tanto para lograr su propio aprendizaje como para acrecentar los logros de los demás. Uno de los precursores de este nuevo modelo educativo fue el pedagogo norteamericano John Dewey, que promovía la importancia de construir conocimientos dentro del aula a partir de la interacción y la ayuda entre iguales en forma sistemática. En el aprendizaje cooperativo intervienen los diferentes tipos de canales de aprendizaje. Los canales que prevalecen en este tipo de instrucción son el canal visual, auditivo y kinestésico.

El trabajo cooperativo se basa en la creación de grupos heterogéneos compensados y bien estructurados. Hay diversos métodos para la creación de estos grupos. Uno de ellos consiste en crear grupos de 4 alumnos, formados por 2 alumnos con habilidades medias, uno con habilidades avanzadas y otro con dificultades. De todas maneras, todos los métodos se basan en grupos heterogéneos para el desarrollo de diversas actividades puede desenvolverse a través de diversos instrumentos de trabajo, ya que las interacciones en el aula se dan de forma espontánea. Un ejemplo es aquello que todos hemos visto de que entre iguales se llegan a entender mejor que con la misma explicación presentada por el profesor. Spencer Kagan lo define como: “La suma de las partes interactuando es mejor que la suma de las partes solas”.

Las principales ideas en el aprendizaje cooperativo se pueden definir en:

  1. Formación de grupos: son heterogéneos, donde se debe construir una identidad de grupo, donde se practica la ayuda mutua y la valorización de la individualidad para crear sinergias.
  2. Interdependencia positiva: se promueve la capacidad de comunicación adecuada entre el grupo, para que todos remen y en la misma dirección con tal de conseguir unos objetivos de forma colectiva.
  3. Responsabilidad individual: El resultado como grupo será finalmente la consecuencia de la suma (en sentido amplio) del trabajo individual de los miembros. Ésta se apreciará con una presentación de la tarea realizada.

Ahora que ya sabemos en qué consiste el aprendizaje cooperativo ya podemos preguntarnos cuáles son las ventajas del aprendizaje cooperativo. Este modelo aporta a los alumnos lo siguiente:

  • Promueve el respeto por los demás.
  • Mejora la habilidad para opinar y escuchar a las demás personas.
  • Facilita la corrección, ya que se confronta el trabajo personal con lo que hacen el resto del grupo.
  • Ofrece el espacio idóneo para superar las dificultades que alguien pueda tener en un ambiente de compañerismo y confianza.
  • Permite, a través de la discusión grupal de los temas estudiados, que los niños expliquen con sus palabras lo que han entendido, aclarando y corrigiendo los contenidos aprendidos.
  • Facilita actitudes positivas hacia el aprendizaje.
  • Aumenta la relación y colaboración entre los estudiantes.
  • Incrementa la motivación y la autoestima.
  • Desarrolla habilidades interpersonales y estrategias para resolver conflictos.
  • Ayuda a que el alumno desarrolle menos estereotipos y a que aprenda a valorar las diferencias de raza, religión, opinión, sexo, etc.
  • Desarrolla la tolerancia, la flexibilidad, la empatía y la apertura hacia los demás.
  • Enseña a compartir responsabilidades y a exigirlas adecuadamente.
  • Desarrolla el compromiso hacia los demás del grupo.
  • Permite una mayor riqueza en el aprendizaje de los diferentes contenidos gracias a los diversos acercamientos que se plantean para cada tarea.
  • Enseña a organizarse y a dividir las tareas y los roles para lograr un mejor resultado, sacando lo mejor de cada uno.

Este modelo de aprendizaje también ayuda a tener una conciencia social. La sociedad puede considerarse como la suma de grupos donde la cooperación entre sus miembros y entre grupos puede ayudar a una clase mejor o a una sociedad mejor.

En FP Jesuitas UOC intentamos estar a la vanguardia en las metodologías de enseñanza. Ahora que se acerca un nuevo año, apúntate y disfruta de uno de nuestros ciclos formativos de grado superior de Formación Profesional y podrás comprobarlo.