Esta teoría permite entender mejor el desarrollo de la conducta humana y cómo se construye a través de la Educación infantil. La teoría ecológica de Bronfenbrenner es una de las mejores explicaciones que hay sobre cómo influyen los distintos grupos sociales en la vida de una persona.

 

En qué consiste la teoría ecológica de Bronfenbrenner

Esta teoría expone la hipótesis de que el entorno en el que crecemos es determinante y afecta a nuestra forma de pensar, a las emociones o incluso a nuestros gustos. El entorno del niño está formado por sistemas de relaciones, donde cada sistema contiene al otro.

 

Los ambientes ecológicos o sistemas ambientales

Como ya hemos dicho, cada sistema ambiental interactúa con el otro, porque son un nivel dentro de otro. Hay 5 ambientes:

  1. Microsistema: el primer sistema son los grupos que tienen contacto directo con el niño, por ejemplo, la familia, la guardería, el colegio… Es la relación más evidente y se produce en ambas direcciones.
  2. Mesosistema: el segundo sistema está formado por las relaciones que hay entre los grupos del primer nivel. Por ejemplo, la relación del padre o la madre con los profesores, tiene impacto también sobre los niños.
  3. Exosistema: el tercer nivel o sistema, son los elementos que afectan a la vida del niño pero de forma indirecta. Por ejemplo, el lugar de trabajo de sus padres o en qué trabajan, ya que esto afecta al bienestar de los padres.
  4. Macrosistema: el cuarto nivel de la teoría ecológica de Bronfenbrenner está formado por los elementos de la cultura en la que vive el individuo. Este nivel influye en cómo pueden expresarse los otros sistemas.
  5. Cronosistema: es el último sistema y tiene que ver con el momento de la vida del individuo. Según en el momento en que se encuentre le afectarán los hechos de su entorno de una forma determinada. Por ejemplo, un suceso traumático en la infancia o en la madurez de la persona.

 

Estos sistemas influyen, y mucho en el niño, ya que se si rompen las relaciones, el niño no tendrá los recursos necesarios. Por ejemplo, los niños que no encuentren las afirmaciones en la relación niño/padre en el momento oportuno, las buscarán en lugares o entornos inapropiados. Esta deficiencias son visibles en la adolescencia con conductas antisociales o falta de autodisciplina.