Los espacios comerciales, las tiendas o grandes superficies, son para muchas empresas el punto de contacto con los clientes por excelencia. Es importante todo lo que tenga que ver con la disposición de los elementos que forman el espacio, desde lo humano a lo material. Si estamos en una era en que los usuarios buscan experiencias en las marcas, hay que trabajar para ofrecer emociones únicas a los usuarios. Si bien no montaremos una montaña rusa en nuestro local, sí que podemos mediante pequeños detalles marcar la diferencia y hacer que el cliente se sienta especial.

Cuando queremos definir un espacio comercial hemos de cuidar una serie de elementos. Por una lado, la identidad visual de marca plasmada en la cartelería, la carta, las etiquetas o embalajes, los colores de las paredes, los muebles, etc. Y, por otro lado, hemos de cuidar la parte humana de la tienda; los dependientes, los lugares donde el cliente interactúa con los productos y los dependientes, etc. Ambas partes son importantes.

En este post hablaremos de la parte material que hace posible que un espacio comercial sea un lugar especial para el consumidor. Un ejemplo de tienda muy cuidada son las tiendas de la marca Hollister. Éstas se caracterizan por cuidar mucho los detalles y tener un estilo muy propio y definido. Suelen tener elementos externos que recuerdan a California, su lugar de origen. En el interior de la tienda se ven paredes de color café, una iluminación muy característica y débil y muy enfocada a ciertos lugares. En las tiendas suele haber decoración con tablas de surf o elementos de ambiente costero. En cuanto al mobiliario, se puede disfrutar de sofás vintage, sillas con mantas y revistas.

Por su parte, la ropa se expone en estanterías y mesas de madera. Los colores, afectados también por la iluminación, están pensados para que destaque la pieza de ropa en cuestión. Suelen tener la música muy alta y de género Indie y Rock. De hecho, la norma de la compañía es que la música esté entre los 80 y los 85 db y los gerentes avisan a los dependientes no pueden bajar el volumen de la música. El olor, también se cuida y suelen usar la fragancia SoCal. Estos y otros detalles hacen que esta tienda tenga una personalidad única y cualquier persona que entre viva una nueva experiencia y quiera comentarla o compartirla.

Claves de la buena iluminación en los espacios comerciales

Una de las características que hace especial a los espacios comerciales es la iluminación. De la mano de misoficinas, compartimos 6 claves para una buena iluminación:

  1. La iluminación debe ser acorde al resto de la decoración. La iluminación que haya en el local comercial debe estar en sintonía con la decoración que haya en el interior y también con el tipo de producto que se venda. Teniendo en cuenta cómo afectará la luz a los colores de los productos.
  2. Crear stands donde se destaque algún producto en concreto.
  3. Tener diferentes puntos de luz, con varias intensidades generando ambientes ligeramente distintos.
  4. Elegir entre luz cálida o fría y utilizar diferentes tipos de bombillas y lámparas según la zona del local.
  5. Iluminar el escaparate correctamente, con creatividad y acorde a nuestra identidad de marca, ya que es lo primero que ven los clientes.

Con el Ciclo formativo de Grado Superior de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales de FP UOC-Jesuitas, queremos preparar a los futuros diseñadores y creadores de espacios únicos e innovadores, que pongan en primer lugar la experiencia del cliente y sigan la identidad de la marca para la que están trabajando, generando, también de esta manera, valor de marca.

Así pues, vas a formarte en el sector de la venta al por menor (retail) y en los nuevos canales de venta. De esta manera, serás capaz de emprender proyectos muy actuales, como tiendas efímeras (pop-up stores), tiendas ecológicas, merchandising en aeropuertos. Y conocerás y sabrás llevarás a la práctica las nuevas tendencias en investigación comercial y publicidad en el punto de venta. Lógicamente, esto es clave para cualquier empresa del sector retail que quiera tener un buen alcance y unas buenas ventas. Cuando finalices nuestro Grado Superior, entre otras muchas cosas, sabrás: 

Organizar y supervisar la implantación y el montaje de espacios comerciales y escaparates, definiendo las especificaciones de diseño y materiales, a fin de conseguir transmitir la imagen de espacio comercial definida que atraiga a los clientes potenciales para conseguir los objetivos comerciales establecidos.

Organizar y controlar la implantación de productos, servicios y acciones promocionales en espacios comerciales, determinando el surtido y las líneas de actuación de campañas promocionales para conseguir los objetivos comerciales establecidos.

Ya lo ves, tenemos unos estudios completos que te están esperando con los brazos abiertos. Si tienes dudas o quieres conocer más detalles, estaremos encantados de ayudarte.