Cada vez son más las empresas que invierten en ciberseguridad para proteger sus equipos y sistemas informáticos. Sin embargo, estas medidas de protección no son suficientes para frenar los ataques de los ciberdelincuentes, expertos en superar los mecanismos de prevención habituales. 

¿Cuál es la mejor manera de prevenir un ciberataque?

La clave para detectar y detener intrusiones informáticas es entender cómo funciona un proceso de ciberataque. Este ciclo, conocido como cyber kill chain, establece los pasos que sigue un ciberdelincuente para alcanzar su objetivo.  

Conocer las siete fases de esta cadena es la mejor manera de prevenir un ciberataque, ya que si se detectara la intrusión en cualquiera de estas etapas, la secuencia se rompería y el ataque quedaría bloqueado: 

  1. Reconocimiento. El atacante recopila información sobre su víctima, observando los datos que publica la empresa e investigando la tecnología que utiliza. Por eso es esencial limitar la información que se comparte en la red y en las redes sociales. 
  2. Preparación. En esta fase se prepara el ataque interactuando con el objetivo. Por ejemplo, el ciberdelincuente podría crear un documento infectado e incluirlo en un correo electrónico que suplante la identidad de una persona de confianza de la empresa. 
  3. Distribución. En esta etapa se produce la transmisión del ataque, por ejemplo, por medio de la apertura del archivo infectado que había sido enviado previamente por correo.  
  4. Explotación. Este paso supone la materialización del ataque. Suele producirse mediante la explotación de una vulnerabilidad para la cual ya existe un parche de seguridad. Por eso es tan importante mantener todos los sistemas actualizados.  
  5. Instalación. Es la fase en la que el ciberdelincuente instala el malware programa malicioso en el objetivo. Algunos ataques, como el robo de credenciales, no requieren instalación. 
  6. Comando y control. En este punto, el atacante toma el control del sistema y lleva a cabo acciones que comprometen la privacidad de la víctima: robo de documentación confidencial, sustracción de credenciales, etc.  
  7. Acciones sobre los objetivos. En la última etapa, el ciberdelincuente se hace con los datos de su víctima e intenta expandir su ataque hacia más objetivos. 

La cyber kill chain es un proceso cíclico, ya que si el atacante llega a la última etapa puede alcanzar nuevas víctimas y continuar con la cadena. Para romperla, debemos mantenernos al día y tomar medidas de ciberseguridad para proteger nuestros equipos.