[et_pb_section bb_built=»1″ admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» background_size=»initial»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Text» background_layout=»light» use_border_color=»off» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» background_size=»initial» _builder_version=»3.0.91″]

Hace unos años el tema de la Formación Profesional empezó a llamar la atención de la opinión pública. Se trataba de unos estudios que empezaban a incrementar de manera exponencial su cantidad de alumnos recibidos pero que, a pesar de ello, parecían verse un poco “inferiores” a los estudios universitarios. Algunos profesores se preguntaban ¿por qué si el FP era una nueva y grandiosa opción, los colegas preferían enviar  a sus hijos a estudiar a la universidad o por qué los hijos de los políticos y altos cargos no preferían este tipo de educación? La Formación Profesional ha tenido y sigue teniendo muchos detractores que la ven como un mero sistema para obtener mano de obra barata, una opción cómoda para aquellos que no pueden pagar una carrera universitaria.

Sin embargo, la realidad es otra. Aquello de que “solo los listos van a la universidad” es una gran falsedad porque estudiar FP ofrece muchas ventajas a sus titulados, como veremos a continuación. Pero antes, revisemos cómo se define este tipo de enseñanza en la actual ley LOMCE española:

“La Formación Profesional comprende el conjunto de acciones formativas que capacitan para el desempeño cualificado de las diversas profesiones”. Según la Ley se incluyen, además, las acciones de reinserción laboral de trabajadores, inserción al mercado del trabajo, etc. La regulación de la LOMCE indica que estudiar FP tiene como fin preparar al alumnado a la actividad en un campo profesional y permitir su progreso en el sistema educativo. Estudiar FP puede llevar al estudiante a conseguir 3 tipos de títulos:

a) Ciclos de Formación Profesional Básica.

b) Ciclos formativos de Grado Medio.

c) Ciclos formativos de Grado Superior.

Principales ventajas de la formación profesional

 1. Salidas laborales

Ha sido demostrado que la FP tiene buenos resultados en cuanto a inserción laboral. Además, dado que esta metodología lleva ya en España varios años, las empresas confían más todavía en ella. Según la empresa Adecco, el 21% de las ofertas de empleo de tipo cualificado requieren títulos de FP, de forma que la FP es la formación más solicitada en España, solo por detrás de la formación universitaria (diplomas y licenciaturas).

2. Variedad de cursos de Formación Profesional

La Formación Profesional ofrece un amplio abanico de titulaciones en diversos sectores y ámbitos. Esto da la posibilidad a cualquier alumno de entrar de manera directa a hacer aquello que le interesa de forma específica, es decir, con un enfoque muy práctico y muy centrado en el puesto laboral que se va a cubrir una vez terminado el período de estudio. Es un excelente remedio para aquello de “un poco de todo y mucho de nada” pues en comparación con otro tipo de estudios, el de FP es mucho menos genérico y bastante especializado.

3. Posibilidad de hacer prácticas

Suele pasar que antes de terminar el programa o el ciclo, los alumnos pasan una etapa de formación de tipo prácticas en empresas reales relacionadas con el centro de estudios, en lo denominado FP dual, tema que un poco más adelante, revisaremos con atención. Con estas prácticas, los estudiantes ganan en experiencia y tienen un primer contacto con el mundo laboral. Descubren también cuáles son las funciones específicas del puesto antes de tener el título, de forma que se sienten bien preparados para el reto.

4. La perspectiva internacional

De cara a la Unión Europea, la Formación Profesional tiene una excelente posición y está muy bien reconocida, incluso más que en España. Para tener una visión más amplia, podemos decir que el 50% de la población activa de nuestro continente son titulados en distintos grados de Formación Profesional, de forma que buena parte de la oferta laboral se destina actualmente a este tipo de perfiles. También en el resto del mundo, la Formación Profesional es una llave para el mundo laboral que es cada vez más exigente.

5. Formación continua

Un titulado en Formación Profesional de Grado Superior se abre muchas opciones de complemento. Es decir, puede entrar a la universidad para complementar sus estudios (si así lo desea) y con la ventaja de contar ya con cierta experiencia y conocimientos del sector.

De hecho, lo que hacen muchos alumnos es pasar el curso de Formación Profesional Medio y tomarlo como un puente hacia un ciclo superior al cual pueden acceder cuando se ven preparados para hacerlo.

¿Y el paro?

En cuanto al tema del paro, que tanto preocupa a los jóvenes, según estudios de la OCDE, tanto en España, como en el resto de la Unión Europea, a mayor nivel de formación corresponde mayor tasa de ocupación y menor tasa de desempleo. En el Informe Español del año 2014 que evalúa el panorama de la Educación según ciertos indicadores se recogen todos estos datos. En el mapa de la oferta de la Formación Profesional en España, el paro ha sido más duro de sobrellevar en personas que tienen menor nivel de formación:

  • En analfabetos, el paro aumentó un 20.5%
  • En personas con estudios primarios, 15,6%
  • En personas con estudios superiores, 7,3%

De forma que siempre es beneficioso tener un título de Formación Profesional. De hecho, según el Observatorio Joven de Empleo, la tasa de paro en jóvenes con titulación de FP Superior se sitúa en un 7,35%, es decir, un punto menos que la tasa registrada entre los titulados universitarios.

La Formación Profesional Dual

Como ya lo habíamos comentado un poco más arriba, la Formación Profesional Dual parece ser una tendencia bastante aceptada en el entorno europeo. De hecho, podría convertirse en un elemento esencial de la educación actual ya que el objetivo de esta en general será el de establecer relaciones entre los jóvenes y el sector laboral.

La Formación Profesional Dual combina la teoría con la práctica en cada área de especialización. De esta manera, el estudiante consigue un amplio conocimiento de tipo teórico que además, se aplica en la realidad práctica de las empresas, es decir, se aprende teoría pero no simplemente para saber sino también para hacer.

La Formación Profesional que integra soluciones como esta ha sido la base del éxito de algunos países como Alemania o Suiza donde ya llevan varios años con esta tipología de enseñanza y donde los datos hablan por sí solos: tasas de paro juvenil bajas en casi todos los sectores. Esto, que ya se ha experimentado en otros países y que ha dado resultados positivos, es posible que empiece a tenerse más en cuenta en España, empezando por establecer relaciones de colaboración entre centros educativos y empresas para que las prácticas sean posibles y ayuden a las empresas a ser productivas a la vez que “empoderan” a los estudiantes.

En conclusión, estudiar FP ofrece al alumno grandes posibilidades, una buena perspectiva laboral, la opción de formación continua y grandes opciones de conseguir trabajo; además, con la nueva tendencia de la Formación Profesional Dual, es posible acceder a unas prácticas profesionales en empresas del sector de los estudios realizados, para así ganar confianza con el trabajo, aprender en el campo mismo y poner en práctica todo lo aprendido.

Si estás pensando estudiar y deseas una opción práctica que te ayude a insertarte en el mundo laboral, presta atención a lo que tenemos preparado para ti en los próximos meses…

El futuro te está esperando.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]