Ahora que está de moda hablar de millennials, hemos olvidado otro término que dio mucho que hablar: los Ni-Ni (jóvenes que ni estudiaban ni trabajaban). De lo que no se ha hablado tanto es de lo opuesto: personas que tienen que trabajar y estudiar a la vez. Algunos estudiantes trabajan para costearse los estudios o para sacarse un dinero extra. Pero la competitividad laboral y la rápida evolución tecnológica que están viviendo ciertos sectores, está obligando a muchos profesionales a reciclarse o a reorientar su carrera laboral.

Lo normal es conocer a alguien que trabaja 40 horas semanales pero que, además, está estudiando un máster, un curso de idiomas, una segunda carrera o un ciclo formativo de FP. Este es el caso de Eros, estudiante del Grado Superior de Marketing y Publicidad de FP Jesuïtes UOC. Eros escogió precisamente este Ciclo “porque quería empezar aprender de un ámbito diferente. Quiero abrir una tienda online y necesitaba tener unos conocimientos que creo que FP Jesuïtes UOC puede aportarme”.

Natalia y Eros: dos estudiantes de FP

Eros debe combinar su trabajo con los estudios. Por este motivo decidió estudiar online: “porqué debido a mi trabajo no podía organizarme y hacer las dos cosas”. A Natalia Moreira le ocurría algo parecido: “Decidí estudiar online porque estaba trabajando y no veía el momento de poder combinarlo con unos estudios presenciales”. Finalmente, ambos encontraron la solución a su problema en la Nueva FP, con estudios online. Además, el método por proyectos de FP Jesuïtes UOC fue una razón decisiva, tal y como nos sigue contando Eros: “Opté por estudiar en FP Jesuïtes UOC perque la educación era por proyectos. Una metodología nórdica muy nueva y muy interesante para aprender”. Aunque precisamente, la metodología fue una de las dudas que tuvo Natalia antes de decidirse: “La nueva metodología me gusta, tengo que reconocer que al principio me generó dudas pero luego vi que era una muy buena manera de aprender”.

Muchos estudiantes que tienen que trabajar y estudiar, como Eros, consideran que la nueva metodología ABP (Aprendizaje Basado en proyectos) es interesante porque “combinar los recursos que nos dan en el aula con libros y tu propio aprendizaje junto con la guía del consultor es una experiencia que enriquece mucho”. Y permite al estudiante trabajar a su propio ritmo, en su propio espacio y respetando sus necesidades.

Hablamos con Eros y Natalia en las pruebas de validación presenciales. Estas pruebas se realizan dos veces al año con el objetivo de autentificar la identidad de los estudiantes y la autoría de sus proyectos. Ambos conocieron a otros estudiantes con los que habían compartido proyectos: “la relación con mis compañeros es divertida”, dice Eros “porque al final tienes contacto con ellos pero no los ves físicamente y cuando los ves en las PVP es muy interesante el tipo de reacciones que genera”. Natalia a su vez dijo que conocía a sus compañeros “por Skype pero sé que siempre puedo contar con ellos aunque no los he visto en persona”.

Nuevas maneras de relacionarse para nuevos perfiles de estudiantes.