A medida que los ciberdelincuentes van encontrando nuevas formas de ataque, las compañías tienen que implementar estrategias de seguridad informática más eficientes para garantizar la protección y la privacidad de sus sistemas. Hoy te contamos qué es un sandbox y cómo utilizar esta técnica para reforzar la ciberseguridad de las empresas. 

¿Qué es un sandbox?

Los sandbox son cajas de arena donde los niños pequeños pueden jugar de manera segura, aislados de los peligros del mundo exterior. Los expertos en seguridad informática se basaron en este concepto para desarrollar la tecnología sandbox o sandboxing, una técnica que consiste en aislar el programa infectado en un entorno controlado para evitar que el virus se extienda al resto del sistema.  

Al programa informático que queremos analizar o proteger se le asigna un sandbox, es decir, un entorno protegido y aislado del resto del ordenador. De esta forma, podremos ejecutarlo de manera controlada y, si el programa resulta infectado por un malwareel sandbox evitará que infecte al resto del sistema 

¿Qué beneficios ofrece el sandboxing a la seguridad informática?

Ciertos programas, como Adobe Reader, utilizan el sandboxing para abrir documentos PDF que podrían contener códigos maliciosos. Y, gracias a esta técnica, aplicaciones como Google Chrome o Internet Explorer consiguen aislar páginas web para impedir que se descarguen softwares problemáticos en los dispositivos o accedan sin permiso a la información del disco duro.  

Ahora ya sabes qué es un sandbox y por qué ayuda a las empresas a ser menos vulnerables frente a los ciberdelincuentes. Pero es que, además, el entorno controlado del sandbox permite estudiar y analizar el funcionamiento del malware y aprender de sus tácticas de ataque.  

Algunas empresas utilizan técnicas de machine learning para adelantarse a los comportamientos maliciosos y neutralizar el virus incluso antes de que este se active. De esta forma, gracias al sandboxing, los sistemas de ciberseguridad para empresas mejoran su eficiencia y minimizan los riesgos de daños y pérdida de información.