La relación entre psicomotricidad y educación infantil es básica en la evolución de los niños. Con el ciclo formativo de Educación Infantil podrás adquirir la formación necesaria para dedicarte a la educación y el cuidado de los más pequeños.

A continuación, veremos la importancia psicomotriz en los juegos para conseguir un correcto desarrollo de los niños.

Psicomotricidad y educación infantil van de la mano

Los juegos de psicomotricidad ayudan al desarrollo no solo físico, sino también mental de los pequeños. El juego, en general, es su principal motivación y fuente de aprendizaje. Es la herramienta que utilizan los niños para conocer y comprender cómo funciona el mundo en el que viven.

Entre las características más relevantes de los juegos de psicomotricidad podemos destacar los siguientes:

  • Desarrollo cognitivo. A los niños les encanta jugar; por eso, con esta actividad lúdica se fomentarán aspectos tales como la creatividad, la empatía, así como la sociabilidad y su relación con el entorno que los rodea.
  • Desarrollo de habilidades y de capacidades motoras. Esta es una de las principales ventajas asociadas a la psicomotricidad y educación infantil. Esto es así debido a que la orientación espaciotemporal, la memoria y la atención se consideran habilidades básicas para el aprendizaje. Podría decirse, por tanto, que son requisitos necesarios al aprender escritura, lectura o cálculo.
  • Aprendizaje de cooperación. Al jugar con uno o varios compañeros, comienzan a surgir conflictos, que los propios niños deben aprender a solucionar.
  • Actividad saludable. Tanto en el plano físico como en el mental, los juegos implican movimiento, y consecuentemente un gasto de energía. A la vez, los niños tienen que pensar para poder seguir las reglas del juego, por lo que su actividad mental será mayor.

Por medio de los juegos de psicomotricidad, entre los que se destacan los juegos de madera, de construcción, puzles, etc., los pequeños aprenden a conocer y tratar su cuerpo, sus emociones y pensamientos.