La soledad de las personas mayores es uno de los retos más importantes a los que se enfrenta nuestra sociedad hoy en día. Y es que el sufrimiento que genera la soledad tiene graves consecuencias en la salud física y psicológica de nuestros mayores. Por eso es muy importante poner en marcha intervenciones de ayuda a personas mayores que consigan contrarrestar el aislamiento sociay mejoren su calidad de vida.

¿En qué consisten las intervenciones de ayuda a personas mayores?

Cuando hablamos de soledad no nos referimos únicamente al aislamiento que supone vivir solo. Hablamos también del conjunto de emociones y sentimientos que se desencadenan cuando alguien no posee una red social sólida. Estas son las principales estrategias de ayuda a personas mayores destinadas a reforzar su integración e inclusión social: 

  1. Las que aumentan las habilidades sociales. Son programas y actividades que buscan desarrollar habilidades individuales y comunitarias.  
  2. Las dirigidas a fortalecer el apoyo social. Se trata de intervenciones que buscan conectar a voluntarios con personas mayores socialmente aisladas para aumentar su confianza y fomentar su participación en actividades sociales. 
  3. Las que aumentan las oportunidades de interacción social. Son proyectos que ofrecen actividades de ocio y eventos socioculturales para personas mayores, con el acompañamiento de voluntarios y el apoyo de profesionales.  
  4. Las dirigidas al entrenamiento sociocognitivo. Son actividades personalizadas de estimulación creativa, física y cultural que buscan fomentar el interés por la vida y favorecer el contacto social activo. 

¿Cuáles son las estrategias más eficaces contra el aislamiento social?

De todas estas intervenciones de ayuda a personas mayores, se ha demostrado que las estrategias grupales sociales y educativas dirigidas a grupos específicos son las que mejor consiguen aliviar el aislamiento social. Por el contrario, no se ha conseguido probar la eficacia del apoyo individual y las visitas a domicilio a la hora de reducir las consecuencias de la soledad.

Todavía queda mucho camino por recorrer a la hora de hacer frente a este grave problema social que cada vez afecta a un sector más amplio de la población. Y, sin duda, el apoyo de propuestas innovadoras y colaborativas, como el cohousing, puede resultar fundamental para la ayuda la inclusión social de las personas mayores.