La logística inversa es un recurso para el especialista en punto de venta. Tiene numerosos beneficios económicos, sociales, ambientales y organizacionales.
Por ello, desde la FP de Jesuïtes Educació, en colaboración con la UOC, queremos explicarte en qué consiste.

 

Qué es la logística inversa

La logística inversa es el proceso por el cual se planifica, implanta y controla el flujo de productos de consumo hasta su punto de origen. El objetivo es el de recuperar el valor de esos productos o el de su propia evolución.

Por ejemplo, son productos de logística inversa, los que fueron rechazados en el proceso de comercialización por algún defecto o los sobrantes de fin de temporada. También lo son, los envases o embalajes, los materiales que sean reutilizables o productos que pueden ser reacondicionados.

 

Los beneficios de la logística inversa

Aplicar la logística inversa desde las empresas y desde los puntos de venta trae consigo muchos beneficios, no solo financieros, también sociales o medioambientales.

Beneficios financieros

  • Los productos caducos no se consideran pérdidas.
  • Al reutilizar o reciclar los artículos, crecen los ingresos.
  • Se aprovechan todos los recursos materiales.

Beneficios sociales

  • Ofrece una imagen de productos de calidad
  • Los clientes sienten mayor confianza

Beneficios ambientales

  • Ayuda a la concienciación ambiental dentro de la empresa y hacia los consumidores.

 

Ejemplos de logística inversa

La logística inversa es un cambio de mentalidad y supone aprovechar los recursos que se daban por perdidos.

  • En retail, por ejemplo, cada día son más las empresas que reciclan tejidos a cambio de descuentos en sus tiendas o la creación de Outlets, donde la ropa de fin de temporada vuelve cobrar vida para los clientes.
  • La reparación o restauración en el caso de los productos tecnológicos, ahorra costes a los consumidores o a las empresas. O incluso la canibalización, generalmente en productos tecnológicos que han finalizado su vida útil y que sirven para crear otros nuevos.

 

En definitiva, la logística inversa es como un sistema de reciclado y reutilización de los productos, que tiene el objetivo de contaminar lo menos posible, al tiempo que los stocks se reducen y se da una nueva vida a los productos obsoletos.