Como sabrás el visual merchandising es un forma de presentar los productos en la tienda para conseguir el “engagement” del consumidor. Digamos que la tienda debe ser el vendedor más productivo y eficiente que haya. Las ideas de visual merchandising pueden orientarte a optimizar la comercialización de tus productos para obtener los máximos ingresos posibles. El ciclo formativo de grado superior de Visual Merchandising y Gestión de Ventas y Espacios Comerciales es la formación reglada para ser un profesional en esta materia.

Conoce a tu público objetivo

Antes de nada, una de las ideas del visual merchandising que tienes que tener claras, es la de que tienes que conocer a tu cliente objetivo. De esta forma será más fácil crear mejores organizaciones de productos y estrategias de visual merchandising como el recorrido del cliente. Es necesario profundizar en su psicología, comportamiento y estilos de vida.

 

Los compradores tienen 5 sentidos, no solo uno

Centrarse en crear disposiciones de productos visualmente estimulantes puede ser relativamente fácil. Pero no hay que olvidar que tenemos 4 sentidos más. Otra de las ideas del visual merchandising es la de crear una experiencia de compra que  envuelva de forma multisensorial:

  • Vista: colores, iluminación, simetría, equilibrio, contraste…son solo algunos de los recursos que tenemos para dirigir y controlar dónde queramos a nuestros clientes.
  • Oído: la música tiene un efecto profundo pero sutil en el comportamiento de las personas en tienda. Por ejemplo, la música suave, provoca que los clientes busquen. Por otro lado, escuchar la música más exitosa del momento pero atraer a adolescentes a tu tienda.
  • Tacto: Es uno de los más difíciles ya que a menudo cae en el olvido. Hay que dar a los clientes la capacidad de tocar, sentir y probar todo lo que sea susceptible de ser vendido.
  • Olfato: hay toda una ciencia detrás del olfato, se llama el «marketing del aroma» o “scent marketing”. Marcas como Samsung o Sony lo utilizan. El poder del olfato es el responsable de muchas de las emociones que sentimos o de la memoria.
  • Gusto: Aunque no se puede aplicar a todos los productos, solo a los comestibles, dejar probar y saborear el producto, es un recurso altamente efectivo para conseguir más ventas.

 

Muéstralo, no lo digas

Antes de comprar algo, generalmente, queremos tener una idea de cómo quedará o cómo nos sentiremos con ese producto. Para satisfacer esta necesidad, es muy útil decorar los escaparates o tiendas de forma que escenifiquen cómo quedaría en su propia casa. Un ejemplo de este concepto serían las tiendas de IKEA.

Otro de los recursos para poner el producto en escenario de uso es cuando los trabajadores usan la ropa que venden y, el clásico de siempre, el maniquí. Cuando los clientes pueden imaginar el uso que le darán al producto, es más probable que lo compren.

 

Hay muchas más ideas de visual merchandising para tu tienda, ¿quieres compartirnos alguna más?