Dentro de la Administración de sistemas informáticos en red encontramos el software llamado propietario. Se trata de un software de código cerrado y, a diferencia del software libre, el uso distribución y modificación del mismo está limitado. Veamos cuáles son las ventajas que ofrece el software propietario y los principales ejemplos.

 

Qué es el software propietario

El software de código cerrado no puede ser copiado o modificado a no ser que sea por su propietario o desarrolladores. Está protegido por Copyright o algún tipo de protección de propiedad. Generalmente es de pago y el nivel de calidad es superior al del ofrecido por el software libre. Además, los propietarios de su licencia reciben soporte y mantenimiento exclusivos.

La licencia de software propietario tiene su origen en la empresa IBM cuando en los años 70 se empiezan a desarrollar este tipo de programas cerrados, para diferenciar la fabricación de software y hardware.

 

Ventajas del software propietario

Los software de este tipo, al ser desarrollado por grandes empresas, son validados en procesos de calidad mayores y suelen ser más estables desde el momento uno de su lanzamiento al mercado.

Es de uso mayoritario y podemos encontrarlo en universidades, empresas y empresas públicas.

El soporte a clientes y la estabilidad de este tipo de software son otras de sus ventajas.

 

Ejemplo de software propietario

Si no usamos Linux, nuestro ordenador está lleno de ejemplos de software propietario, empezando por el sistema operativo.

  • Sistema operativo: Windows o Mac son sistemas operativos propietario de una empresa que los distribuye previo pago.
  • Navegador: Microsoft Internet Explorer, por ejemplo, es uno de los navegadores software propietario, ya que aunque no es de pago, nadie puede modificarlos, excepto sus creadores.
  • Antivirus: Norton, Panda o Kaspersky son software propietario en el ámbito de los antivirus, a pesar de los antivirus libres que cada día más circulan por la red.
  • Ofimática: Microsoft Office es el buque insignia de los paquetes de ofimática que encontramos en el mercado. Y son también software comercial y propietario, uno de los más vendidos del mundo.
  • Diseño Gráfico: Photoshop o Corel Draw son alguno de los ejemplos de programas gráficos que trabajan bajo licencia.