El año 2020 se está convirtiendo en el año del despliegue flexible para las grandes compañías. Esto quiere decir que las necesidades empresariales se están resolviendo mediante soluciones y despliegues dinámicos en todas sus infraestructuras.  

Con el objetivo de reducir costes y adaptarse a las nuevas tecnologías, las empresas están realizando algunos ajustes en sus servicios en la nube. A continuación os explicamos las dos grandes tendencias en cloud computing (computación en la nube) que están por llegar.  

Si quieres dedicarte a la informática, cursa el ciclo formativo de Administración de Sistemas Informáticos en Red. Aprenderás a administrar los sistemas informáticos de una empresa y garantizar su buen funcionamiento. 

¿Cuáles son las tendencias en cloud computing que están por llegar?

Estas son las tendencias en cloud computing que afectarán a las grandes compañías a lo largo de este año: 

  1. Reinvención de los procesos para reducir gastos. Las grandes compañías se están trasladando a la nube, pero un servicio ágil requiere una gran inversión. Para que sus gastos en la nube se traduzcan en un mejor rendimiento, las empresas necesitan reinventar sus procesos. La computación efímera proporcionará una solución en los casos en que los requisitos de la nube no puedan predecirse con precisión o necesiten reducirse según la demanda. Durante esta transformación, las compañías verán disminuir sus gastos y podrán aprovechar la nube de forma más flexible.
  2. Una estrategia híbrida para desbloquear la TI invisible. La TI invisible o Shadow IT son aquellos servicios informáticos que están fuera del control del departamento de TI. Se da cuando un trabajador decide usar un servicio basado en la nube sin la aprobación explícita de su compañía. Para evitar los riesgos de la TI invisible, las compañías desarrollarán estrategias híbridas que permitan al equipo de administración supervisar los costes e identificar de manera flexible la ubicación de sus datos. 

Puesto que los centros de datos se comportan cada vez más como servicios de nube pública, la TI podrá trasladar rápidamente a los usuarios entre los centros de datos y la nube pública. A diferencia de una multitud de soluciones puntuales superpuestas, un enfoque híbrido proporcionará más flexibilidad y control centralizado.