Cuando tenemos un objetivo -en nuestro caso salir airosos del reto de estudiar desde casa- es preciso elaborar un plan de ataque. Analizar los obstáculos, inventariar las fortalezas y cruzar los datos. Es importante, también, deconstruir en distintas unidades subsiguientes nuestro objetivo. Por ejemplo: sacar buenas notas estudiando desde casa, encarar los exámenes con solvencia, memorizar el temario que entra a los exámenes, calcular cuántos y cuáles van a ser los módulos temporales que voy a dedicar a memorizar. Este es sólo un ejemplo, que podría ser en otro orden o con otros conceptos. Así, hoy vamos a tratar de deconstruir y analizar todas esas técnicas y pasos que hay que hacer para llegar al éxito. Aprende los trucos de cómo estudiar desde casa y obtener buenos resultados.

Conócete a ti mismo

Para tener éxito en el estudio a distancia hay que tener un buen conocimiento de uno mismo. Vale la pena hacer un estudio exhaustivo y plantearse ¿en qué pierdo el tiempo?, ¿qué me distrae?, ¿cuánto tardo en ponerme a estudiar desde que tomo la decisión de hacerlo?, ¿qué porcentaje de productividad tengo cuando estudio? Y responderse a uno mismo con una sinceridad y una franqueza absoluta. Sin medias tintas. Sin mentiras. Así, podremos eliminar posibilidades y tentaciones de perder el tiempo, nuestro mayor tesoro. Un buen truco que puedes aplicar en tu formación académica para lograr el éxito en el presente y también en el futuro.

La gestión del rendimiento

Es absurdo ponerse a estudiar un sábado a las 3 de la madrugada después de salir de fiesta. No se puede estudiar sin dormir porque la capacidad de absorción de conocimientos de nuestro cerebro será muy reducida. Por eso debemos estudiar en los momentos de alto rendimiento: al levantarnos, por la tarde, después de cenar. Al gestionar nuestro propio tiempo y estudiar sin horarios establecidos disponemos de mucha más libertad para elegir cómo ubicamos nuestros ratos de estudio. Otro requisito fundamental es intercalar descanso y entretenimiento para dar un respiro a nuestra actividad cerebral.

La gestión del tiempo

Este es nuestro punto estrella. El rasgo que diferencia el estudio a distancia del estudio convencional. A priori puede parecer que tener una mayor disposición del tiempo nos ayudará a incrementar nuestro rendimiento, sin embargo, no tiene por qué ser así. Sólo si el tiempo se utiliza bien podremos mejorar los resultados de nuestro esfuerzo. Estudiar sin horarios marcando nuestros tiempos requiere de mucha voluntad.

Es preciso partir de una primera premisa básica: el tiempo es limitado. No hay día que tenga más de 24 horas, ni semana que tenga más de siete días. Así, es importante entender que estudiar desde casa requiere una estrategia y un ataque. La preparación de la estrategia consiste en detenerse un momento a calcular cuánto tiempo de estudio requiere el temario que vamos a estudiar. Con esa cifra en la mano, debemos dividirla por los días que vamos a dedicar a estudiar y asociar cada día a un fragmento concreto del temario. Así podremos realizar un seguimiento de los temas que vamos estudiando.

Memoriza y vencerás

Almacenar conceptos o conocimientos es, en sí misma, una tarea compleja. Está compuesta de varios pasos y todos ellos deben seguirse correctamente. Si bien es cierto que no hay un sistema único de almacenamiento, sí hay acuerdo respecto a la mayoría de técnicas que deben usarse. Estas técnicas, que mencionaremos a continuación, tienen por objetivo dotar al estudiante de un conocimiento completo y preciso de lo que tiene en la cabeza.

Así que empecemos por el orden. El que almacena tiene que tener muy claro en qué orden está ubicado el material almacenado para poder buscar y guiarse con rapidez por los pasillos del cerebro. Para ello solemos usar referencias, puntos conocidos que asociamos al inicio y al fin de cada sección. Otra buena técnica es el etiquetar. Resulta fundamental saber a qué categoría pertenece cada unidad de conocimiento que almacenamos. Así dispondremos de un conocimiento mayor de nuestro género. Y por último, el inventario. Algo tan sencillo como contar el número de unidades, temas, palabras o lecciones que vamos a memorizar puede ser de gran ayuda. Y además es una técnica que debemos ir repitiendo a lo largo del estudio: repaso y revisión de existencias. Sólo si cumplimos estas técnicas con esmero podremos llegar a tener un dominio amplio de la gran biblioteca de conocimientos que hay en nuestro cerebro.

Cómo estudiar desde casa Formación Profesional

Ya tienes las claves para saber cómo estudiar desde casa. Matricúlate en cualquier momento del año en los ciclos formativos de grado superior que ofrece la Universitat Oberta de Catalunya junto a Jesuïtes Educación.